Virus del Ébola

Publicado: 06 Agosto 2014 | 12:59 a.m
El virus del Ébola es una enfermedad grave, a menudo fatal, con una tasa de letalidad de hasta el 90%. La infección se transmite por contacto directo con la sangre, fluidos corporales y tejidos de animales o personas infectadas. Pacientes graves requieren cuidados intensivos.

El brote más devastador y extenso desde el descubrimiento de la enfermedad en 1976 ha causado la muerte de unas 900 personas en el oeste de África, investigadores continúan en la búsqueda de una cura. 

El virus del Ébola se extiende en el oeste de África, dejando a su paso cientos de víctimas mortales. Tras la identificación del primer caso el pasado 2 de diciembre en Guinea, unas 900 personas han perdido la vida en Sierra Leona, Guinea y Liberia. 

¿Por qué preocupa este nuevo brote?

Es el más devastador y extenso desde que se descubrió la enfermedad en 1976. Solo se habían registrado cuatro brotes, siempre en África y limitados a un solo país. El actual ya se ha propagado por cuatro países del continente (Sierra Leona, Liberia, Guinea y Nigeria), ha infectado a casi dos mil personas y cobrado la vida de unas 900. 

¿Por qué cuesta contenerlo?

La propia directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, reconoció recientemente que el virus se está moviendo más rápido que los esfuerzos realizados para contenerlo. En algunas zonas de África occidental se cree que basta con decir "Ébola" para ahuyentar la enfermedad. Otros culpan a los médicos de extender el virus, por eso no identifican los casos y los familiares atienden personalmente a sus enfermos. Resulta casi imposible aislar a los afectados y evitar la transmisión.


¿Es altamente contagioso?

El ébola tiene una letalidad de hasta el 90 por ciento y es muy contagioso, pero no se transmite por vía aérea, como la gripe. La infestación se produce por contacto directo con fluidos corporales (sangre, sudor, vómitos). No hay riesgo por estar al lado de una persona infectada o viajar en el mismo avión, pero si la sangre de una persona con la enfermedad o el vómito entra en contacto con los ojos, la nariz o la boca de una persona sana, sí se puede transmitir. El virus también sobrevive en superficies de objetos, por lo que el contagio es posible si se toca sin guantes cualquier objeto contaminado con fluidos. 

¿Cuáles son las señales?

Los primeros síntomas se pueden confundir con los de otro tipo de afección, como fiebre, debilidad, dolor muscular, dolores de cabeza, dolor de garganta y sarpullido. Estas señales pueden aparecer entre dos y 10 días después de la exposición. Posteriormente, aparecen los vómitos, diarrea, alteración de la función renal y hepática, y, en ocasiones, hemorragias internas o externas por nariz y boca. 

¿Existe vacuna?

No existe ningún tratamiento eficaz contra el virus, ni preventivo ni curativo. Cuando se contrae solo se puede combatir la deshidratación y paliar las hemorragias. Sin embargo, existen varios fármacos experimentales probados en animales que han ofrecido resultados esperanzadores. Científicos estadounidenses anunciaron que probarán en septiembre una primera vacuna preventiva en humanos. La vacuna experimental ha funcionado parcialmente en monos.


Fuente/teleSUR
Video/YouTube
Instagram

SSN: Gripe H1N1